Si tú o tu empresa fabrica un producto, es posible que necesites un sitio web para darlo a conocer. A través de un sitio web puedes describir las características de tu producto y, mejor aún, puedes agregar fotos y videos para promocionarlo. Hasta podrías venderlo directamente a través de tu sitio web.

Si lo que ofreces es un servicio puedes darlo a conocer a través de un sitio web. Allí, puedes presentar de qué se trata tu servicio, algunos casos de éxito, incluso las tarifas y modalidades del servicio que prestas.

Si tienes una empresa, un sitio web empresarial puede servirte en dos áreas: primero, puede ser la vía para dar a conocer tu empresa al publico y su actividad comercial. Segundo, puede ser útil  para mejorar el flujo de comunicación entre tú y tus trabajadores.

Puede que lo que quieras sea compartir algo: tus pensamientos, tus viajes, tus fotografías, tus quejas, tus pasatiempos, tu perfil profesional, tu tesis o de pronto ese poema, cuento o chiste que escribiste algún día. A través de un sitio web puedes expresar y compartir aquello que es importante para tí.Podría ser que tu meta sea conformar una comunidad alrededor de un tema en particular. Por ejemplo reunir a los fanáticos de un producto o grupo musical, encontrar a otros que compartan tu filosofía, creencias o puntos de vista políticos, promover campañas de ayuda, formar grupos de trabajo sobre temas ambientales … en fin. Si lo que deseas es reunir a personas con un objetivo común, un sitio web te puede ser de mucha ayuda.